El futuro del ser humano y el progreso de la biotecnología

Carlos Beorlegui

La especie humana, como el resto de las especies vivas, ha surgido de la evolución, pero es la única con capacidad de ser consciente de ello y de poder controlarla de cara al futuro. Así, aunque la evolución sigue su curso (no se han detenido sus dos motores: las mutaciones y la selección natural), la intervención de los humanos en ella se está acelerando de forma tal, que está poniendo en grave riesgo el equilibrio ecológico y la propia supervivencia de los humanos. Las nuevas tecnologías (NBIC) 1 están incidiendo de una forma tan amplia y profunda en el mundo de la vida (biotecnologías) y en el ámbito humano (antropotecnias, P. Sloterdijk), que nos estamos enfrentando ya; y en mayor medida en un futuro no muy lejano, a decisiones de tal calado social y ético que apenas somos conscientes de ello, enfrentado ya, y en mayor medida de sus radicales consecuencias.

Lo sentimos. El artículo completo sólo está disponible para suscriptores

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.