El diálogo interreligioso, postulado de la razón y exigencia de la fe

Julián Abad

Tras muchos siglos de enclaustramiento en la ortodoxia y en su defensa mediante el enfrentamiento con la increencia y las otras religiones, el Concilio Vaticano II, que supo leer los signos de los tiempos, abrió la puerta de los espíritus a un nuevo modo de relación con todo lo humano y, desde entonces, estamos aprendiendo a construir una cultura de diálogo con la increencia y con todas las confesiones religiosas. En este artículo se narra la evolución histórica de relación de la Iglesia con las otras confesiones y se fijan criterios y condiciones para el diálogo para concluir que el diálogo interconfesional es un postulado de la razón práctica y una exigencia de la fe.

Lo sentimos. El artículo completo sólo está disponible para suscriptores

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.